El papel y el cine: dos lenguajes diferentes.

Hace no mucho tiempo cuando una amiga y yo hablábamos de cine (ya ha dejado de ser uno de nuestros temas de conversación, y después de leer esto quizás alguien entienda porqué…), ella tenía dos opiniones posibles respecto a la adaptación de un libro a la gran pantalla. Si la película se tomaba alguna libertad sobre el argumento o hacía una interpretación del libro que a ella no le parecía “apropiada” (entendía que todo el mundo que hubiera leído el libro tenía que interpretarlo de la misma manera) o simplemente, no representaba TODAS y cada una de las acciones de los personajes… era un asco de película, independientemente de que no se pudiera decir eso en términos estrictamente cinematográficos. De nada servía que dijeras que no se podía poner TODO, que esa escena del libro no era relevante para el argumento… Ella siempre echaría de menos alguna escena, y siempre detestaría al guionista por haber suprimido a un personaje tan imprescindible como el vecino del quinto (“Si, ese que un día le abre la puerta del portal a la protagonista…”). La segunda opinión posible aparecía cuando la película era tal calco del libro que ella consideraba que ver esa película era una pérdida de tiempo, “Porque para eso me leo el libro…¡Hay que ver qué poco originales son algunos guionistas!”. No importaba lo que hicieran con las novelas que a ella tanto le gustaban porque siempre estaba decidida a detestar la película por un motivo u otro…

La diferencia que se extiende a todas las adaptaciones de todos los libros es que el papel y el cine, son lenguajes totalmente diferentes. Me sorprende que muchos fans de los libros esperen que se siga todo el argumento escrupulosamente, poniendo el grito en el cielo si se toman alguna libertad: ¡Han estropeado el libro! No, si la película es mala habrán estropeado, en todo caso la película, y si se quiere ser objetivo hay que ir al cine con la intención de disfrutar y no de empezar a sacar defectos porque sí. Si quieres sentir lo mismo que sentiste leyendo el libro, lee el libro y seguramente tu imagen difiera de otras personas que también lo han leído ¿Eso es malo? No.

Cuando se adapta un libro a la gran pantalla los fans de los libros se sienten en cierto modo agredidos porque aman mucho esa historia, y como he dicho antes. temen que se la destrocen. Pero me he releído varias veces Orgullo y Prejuicio y puedo afirmar con toda seguridad que me podrían hacer una versión realmente horrenda que me daría igual, porque el libro seguiría significando lo mismo para mí. El libro siempre quedará por encima, como no, es la historia original, nace de la propia autora ¿Cómo no iba a ser mejor?

Muchos dicen que las películas crean una imagen de los personajes que es la que cala en el público. Desde mi opinión se toman las películas demasiado en serio, casi más que el libro ¿Qué son las películas? La visión que ha tenido alguien del libro, que no tiene porque ser exacta a la tuya y que además tiene un objetivo comercial. Las películas no se hacen para que vayamos los fans del libro y nos sintamos complacidos porque han trascrito todo al pie de la letra, se hacen para que las entienda y las siga todo el mundo y si para eso hay que cortar, pues se corta, y si para eso hay que simplificar puesto que no tenemos un narrador omnisciente que nos vaya contando todo lo que sufren los personajes y así nos ayude a comprender y seguir la historia, pues se simplifica y quien quiera más: que lea el libro, que para eso está.

Una buena película (aunque se tome sus ligeras libertades, y dé quizás otro tono a la historia) hace más honor a Austen que una adaptación escrúpulosa que carezca de todo ritmo cinematográfico y que suele aburrir a los no amantes del libro. Y a mí precisamente lo que también me gusta de las películas es su capacidad para acercar a Austen y hacer sus novelas atractivas al mayor número de gente posible. Yo creo que en el caso de Orgullo & Prejuicio no podemos quejarnos, aunque no he tenido el placer de ver todas las adaptaciones (sí, muy triste…) las que he visto me han agradado aún siendo muy diferentes entre sí. Todo lo que haga que Austen sea más leída y disfrutada, bienvenido sea.


A %d blogueros les gusta esto: