Entrevista a Joe Wright (EL MUNDO, Expiación, 2007)

enero 15, 2008 at 5:29 pm 1 comentario

“Cuanto más tiempo paso en América más marcianos me parecen los estadounidenses”

IRENE HDEZ. VELASCO/ VENECIA

Joe Wright es una especie de niño prodigio. Con tan sólo 35 años y únicamente dos largometrajes en su haber, este británico tiene a Hollywood rendido a sus pies. Su primera película, ‘Orgullo y prejuicio’ –basada en el libro del mismo título de Jane Austen–, tuvo cuatro nominaciones a los Oscars.

Y ‘Expiación’, su segundo filme (adaptación de la aclamada novela de Ian McEwan), va camino de superarla. La cinta, que abrió la pasada edición del festival de Venecia, convirtiendo a Wright en el cineasta más joven en disfrutar de ese honor, esta nominada para siete Globos de Oro, incluido el de mejor director. De hecho, ‘Expiación’ es la película que este año aspira a más Globos de Oro, unos premios considerados como la antesala de los Oscar y que se fallarán el próximo domingo 13. Y pensar que, cuando era niño, los profesores de Joe Wright pensaban que el chico era medio tonto…

PREGUNTA.– Primero Orgullo y prejuicio y ahora Expiación. ¿Por qué le gustan tanto el pasado?

RESPUESTA.– Porque creo que el pasado es determinante para entender el presente.

P.– ¿Qué le impulsó a dedicarse al cine?

R.– Mis padres tenían un teatro de marionetas y siempre me he sentido fascinado por el arte dramático. Era muy pequeño cuando fui al cine por primera vez, y para mí fue una completa revelación. Yo soy disléxico, así que de niño no podía leer ni escribir y las historias me las contaban a través de dibujos. Cuando descubrí el cine, entendí que era mi lenguaje, mi medio. Yo pienso con imágenes.

P.– ¿Le ha marcado mucho ser disléxico?

R.– Sí. No fue hasta los 19 años, cuando estaba en la escuela de Artes, que me diagnosticaron que era disléxico. Hasta entonces los profesores me consideraban tonto o vago. De hecho, aparqué los estudios muy pronto, sin conseguir ningún título.

P.– ¿La dislexia ha sido para usted una especie de maldición?

R.– Bueno, en realidad la considero una bendición. Obviamente, hasta que no me diagnosticaron la enfermedad sufrí mucho, ya que me trataban como si fuera tonto. Fueron momento dramáticos, en los que sentía que tenía que demostrar que no era tonto. Yo sabía que no era estúpido, pero no entendía por qué no podía leer o escribir. Pero creo que, si se encauza de la manera adecuada, la dislexia puede ser un don, porque permite que el cerebro se desarrolle de otra manera. Aunque, por supuesto, es un mal que si no se trata adecuadamente también te puede destruir.

P.– ¿Y qué aprendió de las marionetas que manejaban sus padres?

R.– Cuando la gente veía los espectáculos de mis padres, muchos aseguraban que eran capaces de ver cómo a las marionetas les cambiaba la expresión. Las marionetas eran de madera, así que obviamente su expresión no cambiaba. Y el cine es algo parecido: es una ilusión que en parte consiste en que el público se involucre y proyecte sus propios sentimientos en los actores y en la historia. Es muy importante dejar siempre espacio a los sentimientos del espectador y que haya un diálogo emocional entre la película y los que la ven.

P.– Usted es británico pero trabaja en Estados Unidos. ¿Cómo es América vista por un inglés?

R.– Para mí Estados Unidos es el extranjero, un país muy lejano. Cuando más tiempo paso allí, más marcianos me parecen. Alguien dijo que Gran Bretaña y Estados Unidos son dos países divididos por la misma lengua, y creo que es bastante exacto. Pero me interesa el desafío que para mí supone trabajar en Estados Unidos.

P.– ¿Espera repetir con Expiación el éxito que tuvo en Estados Unidos Orgullo y prejuicio?

R.– No es algo que realmente me preocupe. Para ser sincero, haber inaugurado con Expiación el festival de Venecia es más importante para mí que tener éxito en Estados Unidos. Mis héroes son directores europeos: Fellini, Almodóvar, Bergman, Antonioni… Yo soy europeo, me siento muy europeo. Al no poder leer, mi cultura es toda cinematográfica. Y me gustan los directores que me han ayudado a aprender con sus películas, y creo apasionadamente que el cine tiene esa capacidad.

P.– ¿Es verdad que el público americano vio un final diferente de Orgullo y prejuicio que el que se vio en Europa?

R.– Sí, y es algo de lo que me arrepiento. No lo volveré a hacer nunca. De hecho, el final que se proyectó en Estado Unidos era el que originalmente figuraba en el guión, un final que en el guión funcionaba, pero decidí quitarlo porque me parecía excesivamente sentimental. Pero, por desgracia, los ejecutivos de la productora ya habían visto el otro final y perdí la batalla. Pero no me volverá a ocurrir. Eso espero al menos.


P.– En su segunda película vuelve a contar con Keira Knightley, que estuvo nominada al Oscar a la mejor actriz por su trabajo en Orgullo y prejuicio.

R.– Sí. En un principio pensé en Keira para interpretar el papel de la Briony mediana. Pero cuando la vi me di cuenta de que era perfecta para el papel de Cecilia. Nuestra relación durante el rodaje ha sido maravillosa. El cine es lo que nos interesa, a lo que nos dedicamos en cuerpo y alma, y ambos queremos dar lo mejor de nosotros mismos. A James McAvoy le tenía echado el ojo desde hace mucho, mucho tiempo, desde que hace siete años le vi actuando en un teatro de Londres. No tiene nada de ego, y eso es una cosa bastante rara entre los actores. De hecho, creo que uno de los motivos por los que prefiero trabajar más con mujeres que con hombres es porque ellas suelen colisionar menos con el director.

P.– ¿Y cómo va su ego?

R.– Bueno, estoy en constante lucha con él. Pero al menos soy consciente de que lo tengo, lo que ya es algo. Creo que el ego es contrario a la creatividad, así que trato de dejarlo de lado cuando hago películas.

Entry filed under: O&P ('05), Prensa/Críticas. Tags: .

Orgullo & Prejuicio 2005 en Edición 2 Discos Ya en alquiler La Joven Jane Austen

1 comentario Add your own

  • 1. Nadvamp***  |  marzo 2, 2008 a las 3:42 pm

    Excelnte entrevista,vi la peli y me parecio extraordinaria una de mis favortias ,me parecio muy interesante q el director Joe Wright cuente pasajes de su vida,aun mas sobre la dislexia un tema muy interesante,queda demostrado que los niños con apoyo sobresalen en la vida hacia el exito,que labor tan importante de padres y maestros,supongo q el recibio ayuda de ambas partes,por otra parte a mi me parecio muy bueno exitante el final de la peli apesar q el dice q debio ser quitada,gracias por la entrevista muy buena

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Nueva Nueva miniserie de la BBC Estreno: 14 de Septiembre Basada en la novela de Thomas Hardy: Tess D'Urberville. Con Gemma Arterton (Quantum of Solace, Lost in Austen), Eddie Redmayne (Like Minds, Savage Grace, Las Hermanas Bolena, Elizabeth: La Edad Dorada, Elizabeth I miniserie) y Hans Matheson (The Virgin Queen, Los Tudor, Doctor Zhivago 2002) Trailer promocional Primer capítulo localizador ip

  • 433,295 visitas

A %d blogueros les gusta esto: